13 de mayo de 2012

Sobre los apellidos Béjar, Bejarano y similares

 
Un acercamiento a su origen y permanencia junto a la lengua de Castilla del siglo XV.          


Autor: Antonio Avilés Amat, director del Museo Judío "David Melul" de Béjar

Consultar también Haim Bejarano viaja a Béjar

      En septiembre de 2004 se dieron cita en nuestra ciudad más de medio centenar de personas provenientes de todo el mundo que compartían los apellidos Béjar,  Behar, Bejarano, Beharano, Bizyerano[1] o similares y cuyos ascendientes, en un porcentaje bastante elevado, debieron ser judíos que habían adoptado como apellido, a modo de signo distintivo de su identidad, el topónimo de la villa en donde residían[2] que se vieron obligados a abandonar tras el Edicto de Expulsión promulgado por los Reyes Católicos. La mayoría de los que vinieron, allende nuestras fronteras, hablaba la lengua española del siglo XV[3], el judeoespañol o judezmo o también, aunque impropiamente denominado, ladino. Durante los días en que duró el encuentro -que coincidió con la inauguración del Museo Judío David Melul- se escucharon, en los lugares a donde concurrían y en las calles y plazuelas por las que transitaban, cadencias y sonoridades distintas a la entonación del habla habitual por estos pagos y palabras casi olvidadas –algunas de ellas usuales en nuestra niñez y ya caídas en desuso-, muchas de las cuales concluían en cálidos diminutivos acabados en iyo/iya o ico/ica. Para los bejaranos, oriundos o allegados, que en aquellos días los acogimos y acompañamos, compartiendo con ellos una lengua común en la que sin demasiados esfuerzos nos comunicábamos, fue más que un encuentro, un reencuentro con una parte de nuestras raíces perdidas que ahora nos trasladaban los descendientes de aquellos remotos convecinos que un día –allá por el año 92 de la decimoquinta centuria- se vieron abocados al exilio. 

De izq. a drcha.  Carlos ..., Elsa Einstein, Dr. Abrahmson; Dr. Albert Einstein,
Abraham Camioner y  Ezra Behar (San Diego, EEUU)






     Como se ha indicado, se daba la casual eventualidad, entre los que nos visitaban, de que todos poseían  apellidos de una posible ascendencia en la villa bejarana: abundaban los Behar y los Bejarano o Bizyerano, procedentes de Europa central y meridional, de América hispana o anglosajona, del Magreb e, incluso, de la República Sudafricana como, igualmente, los Béjar y Bejarano españoles o del mediodía francés. Y además, la mayoría de ellos adoptaban, como medio de comunicación, aunque otro fuese el idioma del país de procedencia, la ancestral lengua de Castilla de los tiempos de su lejana partida que sus antepasados habían atesorado y usado durante siglos.

     Por otra parte, desde, al menos las dos últimas centurias, existen amplias referencias e informaciones de familias sefardíes o sefarditas[4] con apellidos Béjar y Bejarano, establecidas  en Turquía en los siglos XV y XVI y cuyo origen fue la villa de Béjar. Bastantes de estas reseñas se presentan en la extensa obra, escrita en hebreo, de Salomón A. Rosanes[5], citada por Julio Caro Baroja en Los Judíos en la España Moderna y Contemporánea[6]. Y posteriormente, estos mismos apellidos y el de Behar aparecen documentados en linajes de judíos asentados en diferentes ciudades no sólo de Turquía, sino también de Rumanía, Bulgaria y Grecia así como, algún tiempo después, en New York en los Estados Unidos de Norteamérica.


Fotos correspondientes al encuentro de Sep. de 2004 en Béjar
     Tampoco podía faltar en este estudio la particular aportación para el conocimiento de la lengua y de los apellidos hispanos de judíos europeos de origen sefardí de Ángel Pulido Fernández (1852-1932). Este prestigioso personaje -médico, político y escritor- que fue senador del reino, en sus viajes por  el interior de Europa se asombraba del gran número de judíos que, en los países que visitaba, hablaban nuestra lengua. En carta enviada desde Viena y publicada por El Siglo Médico el 24 de mayo de 1903, exponía su fascinación por tal hecho: “Desde Viena hasta Constantinopla se encuentra repartido un número de judíos que no bajará de dos millones y cuyo idioma es el castellano antiguo, que conservan con heroica tenacidad a través de los siglos transcurridos”. Muy sensibilizado con esta situación conseguiría mediante sus múltiples campañas a favor de los judíos sefardíes el reconocimiento para ellos de la ciudadanía española. Ésta sería concedida, en un primer momento, por Real Decreto del Directorio Militar del general Primo de Rivera de 20 de diciembre de 1924, a los “antiguos protegidos españoles o descendientes de éstos, y en general a individuos pertenecientes a familias de origen español que en alguna ocasión han sido inscritos en los Registros españoles”.

     En su libro Los israelitas españoles y el idioma castellano, publicado en Madrid en 1904, el doctor Pulido -como era conocido en los círculos intelectuales de su tiempo-, después de realizar una encendida defensa de la lengua española que hablaban numerosos judíos centroeuropeos, hace acopio de testimonios y cartas de ilustres judíos sefarditas a los que conoció en sus viajes  y con los que luego mantuvo una fecunda relación epistolar. Entre ellos se encuentra el nombre de Enrique Bejarano, rabino y director de la Escuela Israelita Española de Bucarest.



Fotos correspondientes al encuentro de Sep. de 2004 en Béjar

     Hace algún tiempo, cuando preparaba un trabajo sobre los judíos de Béjar en la baja Edad Media[7] -y cito el hecho simplemente por la oportuna coincidencia- una publicación periódica de ámbito nacional[8] informaba a sus lectores de que, un judío de Tel Aviv, Mordechai Bejarano, nacido en Sofía (Bulgaria), divulgaba el hecho, para él ampliamente documentado, de que sus antepasados habían salido de Salamanca [o posiblemente de Béjar, en la provincia salmantina] quinientos años antes.

     Con el paso de los años y en la actualidad son cada vez más los visitantes del Museo Judío David Melul, provenientes de diversas naciones del centro y sur de Europa o del continente americano cuyos apellidos son Béjar o Behar, que pretenden encontrar en esta ciudad alguna referencia sobre sus remotos orígenes. Entre ellos la antropóloga cubana Ruth Behar[9], autora, entre otras publicaciones de su especialidad, del sugerente documental de antropología visual Adio Kerida (2002), “viaje lírico al pasado y presente judío de Cuba”, con el que aspira a recuperar la memoria de Sefarad en América.

     Relevante y plena de interés por diferentes aspectos relacionados con el exilio y la conservación de la ancestral lengua castellana fue la visita al Museo del profesor Shumuel Rafael, director del Centro de Estudios de Ladino en la Universidad Bar Ilán de Tel Aviv, acompañado de una veintena de miembros de esta institución entre los que asimismo se encontraban algunos cuyos apellidos eran Béjar o Behar.


David Melul, mecenas del Museo Judío de Béjar


     Tampoco falta, de vez en cuando, en los diarios nacionales alguna que otra información de personas apellidadas Behar, destacadas por diversos motivos, como el caso de la señora Mazaltov Behar Mordoh. Nacida en Salónica en 1925, siendo muy joven fue detenida junto a su familia por la Gestapo y deportada al campo de exterminio de Auschwitz. De su paso por el mismo y pese a las atrocidades sufridas, consiguió subsistir y rehacer posteriormente su vida. En una breve y emotiva entrevista[10] relata el desgarrador testimonio de su estancia en aquel terrible lugar en el que, pese a todo el horror que a diario se vivía, aún eran posibles algunos rasgos de humanidad y generosidad.

     De indiscutible importancia y considero que de oportunidad para este artículo es el dato, cuanto menos llamativo, trasmitido por amigos y conocidos míos residentes en Israel, de que en las guías telefónicas de Jerusalén y de Tel Aviv se hallan incluidos un elevado número de abonados cuyos apellidos son Béjar, Bejarano o Behar

     Pero no sólo entre los judíos o judeoconversos se produjo esta curiosa adopción apelativa sino que, de igual forma, el toponímico/gentilicio Bejarano, acompañando al nombre árabe fue adoptado como apellido o sobrenombre por musulmanes, mudéjares y moriscos y son bastantes los testimonios documentados de tal uso. Sin embargo, la principal diferencia con respecto a los judíos posiblemente consista en que no siempre el topónimo vaya unido a la dilatada pervivencia de la lengua española entre sus descendientes. En el caso de los moriscos, tras su expulsión en 1609[11] y el posterior traslado a tierras de Berbería con habla y dialectos árabes, salvo contadas excepciones, aquélla pronto se perdería. Tal vez el testimonio más relevante en su época, por la calidad del personaje que ostentó el toponímico como distintivo personal junto al empleo del idioma, sea el de al-Hayari Bejarano[12], célebre polemista y defensor del Islam frente al Cristianismo[13] en la primera mitad del siglo XVII. Este curioso individuo, de espíritu cultivado y viajero por Europa desde su Andalucía natal, fue autor, tras su expulsión, de un tratado apologético del Islam[14], que escribió en castellano hacia 1635. En él cuenta, en un claro paralelismo con el relato evangélico, los milagros  atribuidos a Mahoma a quien considera el depositario de la profecía mesiánica de la que Jesucristo sería un eslabón más.  


Torá atesorada en el Museo Judío de Béjar


     También de épocas precedentes, cuando todavía sus poseedores conservaban la condición de musulmanes o mudéjares, se pueden espigar referencias de individuos con tal apellido, registrados en diversos documentos del siglo XV, más o menos cercanos al ámbito geográfico bejarano, como puede ser la ciudad de Plasencia. Procedentes de ella son los ejemplos que se transcriben[15], como el de Abdalla Bejarano, moro, Maestro Carpintero, [que] el 9 de octubre de 1456, compró una casa del Cabildo Catedral, situada en la primera calle que, de la de Talavera conduce a la calle Sol, por la que debía pagar un censo anual de 300 maravedíes y tres pares de gallinas. (…) O el de Mahomad Bejarano, moro, Maestro carpintero, [el cual] el 24 de enero de 1464, permutó las casas que poseía, adosadas a la torre de San Esteban, en la que moraba Alfonso de Miranda Armero, por otras casas y corrales situados en la puerta de Trujillo, (lindantes con corrales de Dª Isabel de Carvajal), que pertenecían a Esteban Monforte, Criado del señor Conde de Plasencia. O, también, el de otro  Abdalla Bejarano, Maestro carpintero, hijo de Jamad Bejarano, [que] en 1471habitaba en la calle que de la de Talavera va a la de Sol (hoy Bravo), que era de Juan Ramiro y pagaba un censo a la Catedral de 30 maravedíes anuales. En 1484 ocupaba la casa Alí Bejarano, Maestro carpintero, como su padre y abuelo, o sea Abdalla y Jamad. (…). Y, finalmente, el caso del Maestre Haziz (o Hazys) Bejarano que en 1492 es nombrado por los Reyes Católicos alcalde de la aljama de moros de Plasencia.[16]

      Es muy posible que, del mismo modo que ocurrió con judíos y judeoconversos, estos apellidos persistiesen durante algún tiempo en los países árabes del Magreb a los que los musulmanes o moriscos españoles emigraron. Sin embargo, es más difícil suponer que se perpetuasen en un entorno cultural y lingüístico profundamente arabizado en el que pronto desaparecerían, absorbidos por la cultura, lengua y religión imperantes. Lo mismo que le debió ocurrir al lenguaje originario que poseían a su salida de España. De cualquier modo no dispongo de datos que nos puedan documentar sobre esta cuestión.

Foto antigua de la familia de Iako Behar (Bulgaria, hacia 1930)




      En la actualidad cualquiera que se aventure a navegar por las vías que ofrece internet –aguas nada procelosas pero en las que es conveniente transitar con determinadas prevenciones- podrá encontrar amplias referencias sobre los apellidos Béjar y Bejarano y su extensión/difusión tanto en España como en el resto del mundo. A este respecto son interesantes los datos que nos ofrecen sendos mapas del Instituto Nacional de Estadística correspondientes a 2008[17] que me parecen autorizados. En nuestro país, en ese año, había 3.707 personas censadas con el apellido Béjar y 8.262 con el apellido Bejarano. Asimismo, 4.054 llevaban, en segundo lugar, el apellido Béjar y 9.057 el apellido Bejarano. Las provincias con mayor número de apellidos Béjar son, según esta estadística y en orden decreciente, Madrid, Barcelona, Granada, Sevilla y Málaga. La provincia de Salamanca, en cambio, no registra ninguno. Del apellido Bejarano, las provincias con mayor incidencia son: Sevilla, Madrid, Barcelona, Cádiz, Huelva, Córdoba, Cáceres y Badajoz. En la provincia salmantina se registran 121 personas.

      Indudablemente no seré tan ingenuo como para pensar que todas las personas –judío, cristiano, musulmán, converso de cualquier religión o sin connotación religiosa alguna- que ostenten el apellido Béjar o Bejarano, así como sus diversos derivados, deban tener sus remotos orígenes en nuestra ciudad, aunque sí me inclino a suponer que bastantes de ellas lo tendrán. Tampoco he pretendido con las aportaciones y datos consignados en el presente artículo ser exhaustivo en el tratamiento de esta singular cuestión, sino solamente ofrecer al lector un mosaico lo suficientemente variado y colorista de la evolución y permanencia del topónimo de nuestra ciudad, transmutado en las diversas variantes apelativas, y, cuando ha sido posible la documentación, acompañarlo de la herencia y del uso de la lengua ancestral de Castilla.


Michel Nissim Behar  (Michigan, EEUU)

     Y para poner fin a esta escueta indagación, sólo me resta desear que, en este año 2012, vuelva a celebrarse en nuestra ciudad un nuevo encuentro de personas –judías o no- con los apellidos derivados del topónimo  local. Y animo a la señora Leah Netzer[18], muy interesada en que este acontecimiento se produzca, para que siga –sigamos- trabajando para tal objetivo.


      Addenda o post scriptum:
     Cuando ya se encontraba este artículo camino de su publicación –que por diversos avatares se ha demorado más de lo previsible-, el Museo Judío recibió la grata y emotiva visita de Maxim Behar que se desplazó junto con su familia desde Bulgaria hasta nuestra ciudad con el único objeto de conocer el lugar donde habían vivido sus remotos antepasados y del que procedía su apellido. A este distinguido personaje le acompañaron desde Barcelona y le sirvieron de excelentes intérpretes en su visita, pues todos se comunicaban en un fluido inglés, Luis Bassat y su mujer Carmen Orellana.


Luis Bassat, el alcalde de Béjar y Maxim Behar

     También señalar que el pasado 7 de febrero fallecía en su domicilio de Nueva York, Iako Behar el que fuera entusiasta promotor del I ENCUENTRO MUNDIAL DE LOS BÉJAR, celebrado en nuestra ciudad y del que, en el próximo septiembre, se cumplirán ocho años. Descanse en paz.


*Fotos antiguas de los Behar extraídas de aquí 
*Si quieres saber más sobre la judería bejarana en la Edad Media encontrarás más datos aquí.




[1] Habían sido convocados a través de internet por Mario Behar, mexicano residente en Estados Unidos, que en junio de ese año visitó Béjar y se entrevistó con José Luis Rodríguez Antúnez y con el autor del presente artículo. 
[2] Este hecho se dio en bastantes otras ciudades y villas españolas como Sevilla, Córdoba, Toledo, León, Burgos, Medina, Soria, Ávila, Tudela… y un largo etcétera.
[3] Lógicamente enriquecida con vocablos y expresiones de los países de donde procedían o en los que habían vivido sus antepasados que se la transmitieron.
[4] Los términos sefardíes y sefarditas hace referencia a los judíos procedentes de la Península Ibérica, conocida en el tiempo en que vivieron en ella como Sefarad, de donde derivan estos vocablos.
[5] Historia de los israelitas en Turquía, Sofía s. a., vol. I, p. 295.
[6] Vol. 1, p. 250. 2ª edición.- Madrid, 1978.
[7] AVILÉS AMAT, Antonio, Judíos de Béjar: Consideraciones sobre su vida e historia.- C.E.B.- Béjar, 1994.
[8] El País semanal, núm. 58, de 29 de marzo de 1992, p. 54.
[9] Asistente al Encuentro de los Béjar en septiembre de 2004.
[10] Café con… El País, 26.10. 2007.
[11] La expulsión de los moriscos de España, decretada por Felipe III, se llevaría a cabo en un dilatado e irregular proceso a lo largo de varios años, desde 1609 hasta 1616.
[12] Aunque residió en Andalucía hasta el tiempo de la expulsión de los moriscos, es muy probable que sus ascendientes proviniesen de Béjar.
[13] CARDAILLAC, Louis, Moriscos y cristianos. Un enfrentamiento polémico (1492-1640), Madrid, 1979, p. 187.
[14] Se halla incluido, junto a otros dos, en el manuscrito D 565 de la Biblioteca Universitaria de Bolonia.
[15] Debo estos datos a Roberto Domínguez Blanca que, en su momento, me los remitió y a quien agradezco sinceramente  su deferencia.
[16] SANTOS CANALEJO de, Elisa Carolina: La historia medieval de Plasencia y su entorno geo-histórico: la sierra de Béjar y la sierra de Gredos.- Ed. El Brocense.-Cáceres, 1986.
[17] Aparecen en la página miniparentela.com, que también ofrece datos de su extensión en varios países de Europa y de América.
[18] Presidenta de Geographical Tours de Tel Aviv, vinculada al Museo Judío David Melul, amiga y entusiasta colaboradora en  proyectos de intercambios entre Béjar e Israel.

71 comentarios:

  1. Muy interesante como todo lo que siempre nos acercas.
    Mis mejores deseos para que se vuelva a realizar tan interesante encuentro.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Es casi imposible separar la historia de España y de sus localidades de la historia de los judíos.
    Béjar en efecto es un apellido de origen sefardí.
    En una entrada que hice hace tiempo facilitaba unas direcciones donde se pueden consultar apellidos para comprobar si su origen es judío.
    http://www.latinajadediogenes.blogspot.com.es/2010/02/judios-y-conversos.html
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Pues fue una ocasión única para el acercamiento de esos bejaranos o descendientes de bejaranos que fuero expulsados de esa tierra por el decreto de los Reyes Católicos. Había escuchado hablar del ladino, pero no del jucezmo; interesante. Un abrazo, Carmen.

    ResponderEliminar
  4. Parece ser que eran muchos los judíos de vuestra ciudad.
    Muy interesante el artículo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Es enormemente valioso el hecho de que aún conserven sus raíces y sigan hablando la lengua de un país que los expulso.
    Me asombra ver cuántos judíos tienen los apellidos de Béjar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. POr la sagra, también hay algunos con apellidos de los pueblos que les recibieron o con el apellido Toldeo, muy frcuente en la zona.

    De hecho el pueblo donde vivo, vivieron un alto porcentajes de judíos. La actual Iglesia se piensa fue la sinagoga de entonces, solo que la reformaron.

    Muy interesante

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Yo estoy segura de descender de conversos a la fuerza. Me impresionan estas historias, siento que tocan cosas de mí. Me encanta la foto de antigua de la familia. Me sugiere un montón de historias. Igual la tomo prestada :) Ya te diré.

    Un beso, guapa y felicidades al autor del artículo.

    ResponderEliminar
  8. ¡Qué interesante encuentro bejarano para tanto hijo disperso por esos mundos!
    Un fuerte abrazo, Carmen.

    ResponderEliminar
  9. Asì fue.


    Se comenta que todavìa quedan en el mundo, familias sefardìes que guardan las llaves de las casas que tuvieron que dejar, en aquella època.



    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Mucho apellido con este nombre hay por el mundo.
    Un milagro que la señora Mazaltov Behar saliera con vida de ese infierno.
    En esos reencuentros se recrearan contando historias de sus antepasados.

    Felicidades al señor Antonio Avilés Amat por tan interesante artículo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Leyendo el artículo me ha venido a la memoria algo que leí hace tiempo: a finales del siglo XVII una ley en Austria obligó a los judíos –ya ves que no todo a sido cosa del siglo XX- a germanizar sus apellidos y tomar nombres de pila, cosa que los sefarditas ya habían hecho. Así surgieron apellidos como Rosenthal, Shapir, etc… derivados de flores, piedras preciosas, en fin, de cosas atrayentes.
    Un abrazo Carmen.

    ResponderEliminar
  12. Debió ser muy emocionante ese encuentro, tanto por pisar la tierra de los antepasados, como por encontrarse con otros descendientes bejaranos. Una iniciativa que es deseable se repita cada cierto tiempo. ¡Cuánta humanidad hay ahí...! Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  13. Muy interesante indagacion. Siempre me intereso investigar el tema de los apellidos, pero el mio es complicado de rastrear, es rarisimo.
    Bejaranos que vuelven a honrar su pasado, una linda y oportuna iniciativa.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. En encuentro emocionante. Y parece mentira cómo han sido capaces de conservar el idioma a lo largo de los siglos desde puntos tan distantes a veces.


    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  15. Buen trabajo de Antonio Avilés, el director del Museo Judío de Béjar, cuya visita os recomiendo a todos los que paséis por la ciudad.

    Entre los sefardíes que llevan nuestro topónimo por apellido se cuenta también un importante escritor rumano contemporáneo, conocido en el mundo literario como Alexandre Vona, pero que en realidad se llama Alberto Enrique Samuel Béjar y Mayor: http://mcnbiografias.com/app-bio/do/show?key=vona-alexandre

    ResponderEliminar
  16. Anita Airo: ya haremos un reportaje posterior al acontecimiento para contaros cómo ha transcrurrido todo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  17. Cayetano: pues ya no me acordaba de esta aportación tuya al mundo judío y a los apellidos distribuidos por el mundo. Me alegro de que me hayas refrescado la memoria.
    Saludos

    ResponderEliminar
  18. Paco: seguro que recordarás aquella otra entrada que trataba sobre el Arroyo Bejarano, en Córdoba, y en el cual también hablamos de este asunto. Lo digo porque el lugar está cerca de donde tú habitas.
    Saludos

    ResponderEliminar
  19. Dissotart: existía una coplilla antigua que decía que "en Béjar hasta las tejas" refiriéndose a la cantidad de judíos que había antes de 1492. Así que figúrate.
    Saludos

    ResponderEliminar
  20. Valverde: imagino que si se consulta ese portal al que hace referencia Cayetano encontraremos muchos, muchísimos más individuos dispersos por el mundo con apellidos derivados de topónimos de las distintas localidades españolas.
    Saludos

    ResponderEliminar
  21. Manuel: en cada localidad de la península existirá una historia dolorosa de exilio o de conversión forzosa. Y, por cierto, no es tan raro que una sinagoga se convirtiese en mezquita, aunque tales edificios religiosos se solían demoler por impuros o integrarse dentro de otros edificios, como parte de casas privadas, palacios o conventos.
    Saludos

    ResponderEliminar
  22. Alma: creo que casi todos podemos tener unas cuantas gotas de sangre judía, y musulmana, y visigoda, y qué sé yo cuántas más. En mi caso también así lo creo porque tengo antepasados que provienen de Hervás y de Béjar, dos localidades con gran cantidad de concentración judía entes de 1492.
    Puedes coger las fotos que quieras, guapa.
    Besines

    ResponderEliminar
  23. Francisco: en Béjar tenemos siempre los brazos abiertos.
    Saludos

    ResponderEliminar
  24. Gaucho: esa historia me la contaba mi padre de niña y parece ser que es verdad. No hace pmucho tiempo sacaron el caso de una mujer sefardí que había logrado abrir un antiguo portón de Toledo con una llave transmitida en su familia de generación en generación.
    Saludos

    ResponderEliminar
  25. Laura M.: las felicitaciones irán a parar a su destinatario, no lo dudes. Y serás testigo de lo queocurra en septiembre. Espero que vengan muchas personas luciendo el apellido Béjar.
    Besazos

    ResponderEliminar
  26. Desdelaterraza: ¡anda, qué curioso! Pues sí que me suenan los apellidos que comentas, peor no tenía idea de su origen. Muy interesante...
    Saludos

    ResponderEliminar
  27. Isabel Barceló: y todo gracias a otro judío, David Melul, mecenas y creador del Museo Judío. Todavía vivía cuando se llevó a cabo este encuentro. Por desgracia éste de septiembre ya no lo podrá ver.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  28. Carolina: aunque sea raro, imagino que habrás podido obtener alguna información, ¿no? Y si no siempre te quedará la esperanza de hacerlo y de encontrar tus orígenes.
    Besazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. necesito ayuda tengo que encontrar mis raíces mi apellido es bejar y tengo dudas si es de origen español o de origen árabe , Por favor respondan

      gracias.

      Eliminar
    2. negó la misma duda, ese es mi apellido y me dijeron que es árabe-judio, pero no estoy segura de cual

      Eliminar
  29. Diana: es curiosísimo oir hablar en este idioma, reducto de un pasado que fue y que sigue perviviendo. La Historia siempre nos parece tan lejana que parece mentira que vuelva a la vida en individuos de carne y hueso.
    Besitos

    ResponderEliminar
  30. Ignacio: buena aportación la tuya, sin duda. Hace poco me puse en contacto a través de email con un sobrino de un pintor cuyos apellidos son Behar Arredonndo, que seguía este espacio desd ela distancia. Espero que le guste este entrada de Antonio.
    Saludos

    ResponderEliminar
  31. Digo yo, hola carmen, estas idas y venidas, expulsiones, la vuelta de las gentes. Por encima de todo, dieron esa riqueza toponímica que ningún otro modo se darían; los intercambios culturales se dilataron y se perdieron por el mismo embudo, el de las guerras y expulsiones, lo que ahora hace reconstruir el origen de ese bello nombre que es Bejar, Bejarano etc.
    Es curioso que Bejar no sea el lugar donde más se de ese apellido y, si lo sea Madrid o Barcelona.Claro que como dice el texto no por tener ese nombre debía de ser el lugar origen de dicho vocablo..

    Me ha gustado.

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  32. Me ha parecido muy interesante incluso sin apellidarme Béjar o similar.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  33. Marcelo: en Béjar existe algún Bejarano (de apellido), pero creo que ningún Béjkar, aunque habría que comprobarlo en la guía telefónica y aun con todo creo que no sabríamos dilucidar si existe alguno, habida cuenta de que ya no todo el mundo tiene el teléfono concertado con Telefónica, ¿no?
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  34. Sergio D.S.: me alegro, me alegro. Y te agradezco el comentario porque a veces una no sabe si alguien ahí detrás...
    Saludos

    ResponderEliminar
  35. ja,ja,ja,, si, es cierto lo de telefónica, yo a lo mejor vuelvo a esa compañía y, soy Núñez, de dónde vendrá mi apellido ?.

    boa noite

    ResponderEliminar
  36. Marcelo: fácil, ¿no? De la expresión "hijo de Nuño". Asi Hernández sería "hijo de Hernando", Fernández "hijo de Fernández", González "hijo de Gonzalo" y así sucesivamente. En tu caso no provendría de un lugar sino de un antepasado lejano tuyo con ese nombre. O por lo menos así me lo explicaron un día.
    Saludos

    ResponderEliminar
  37. Hola Carmen. Un análisis muy profundo y ameno.
    Saludos.
    Jesús

    ResponderEliminar
  38. Jesús: tus felicitaciones serán recibidas por el autor del texto. Yo no he sido mas que la artesana que lo ha colgado.
    Un abrazo, paisano.

    ResponderEliminar
  39. Gran reportaje Carmen. Profundo. Creo que esas grandes influencias han hecho de este país un estado multicultural. La cultura sefardí es grande, y en mi comunidad quedan grandes ejemplos. Uno de ellos, como bien sabrás es Toledo, y es probable que indagando, encuentres algún Behar por ahí...
    Un abrazo ¡¡¡

    ResponderEliminar
  40. Historia, pura historia de Sefarad...

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  41. Francisco Javier: seguro que hay Behar o Bejarano en Toledo. Y, con respecto a lo que dices, creo que la multiculturalidad es realmente buena para ver la vida y el mundo de una manera distinta, más profunda y menos limitada.
    Saludos

    ResponderEliminar
  42. Hiperión: gracias por pasearte por este espacio.
    Saludos

    ResponderEliminar
  43. Creo que ya le comenté a usted, en una entrada anterior, que en Los Pedroches (Córdoba), el apellido Bejarano es muy frecuente. Así lo he constatado en diferentes documentos de su Archivo Municipal.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  44. Retablo: sí, lo recuerdo perfectamente. Y es curioso que también en Córdoba se encuentre el Arroyo del Bejarano.
    Saludos

    ResponderEliminar
  45. Como siempre, muy interesante todo lo que aportas en relación a Béjar. Acabo de leer esta entrada y la he leído con atención, para aprender.
    Antonio Avilés hace un recorrido por los apellidos que parecen tener su origen en tu ciudad. Yo soy de Hervás y no consigo aclarar totalmente el origen de mi apellido, aunque no desisto a pesar de mi desconocimiento de la materia.
    Lo que sí me ha llamado la atención es la breve reseña que hace sobre Enrique (Haim) Bejarano, y ahí he indagado un poco, y me ha llamado la atención la gran categoría y fama de la que gozaba en su tiempo. Si te interesa curiosear algo más -ya digo sin valor histórico- te invito a ver la entrada que hice en mi blog sobre este importante personaje y del que incluso, iluso de mí, soñé haber estado emparentado (sus antepasados y los míos).

    http://joseanbejarano.blogspot.com.es/2011/08/haim-bejarano-gran-rabino-de-turquia.html

    Un saludo a Béjar que siempre la llevo en mi corazón.

    ResponderEliminar
  46. Ha veces perduran signos intangibles de la procedencia de las familias. A mi abuelo todo el mundo en mi pueblo (Palma del Río, Córdoba) lo conoce como "ZACARIZO" (de Zaracarías, nombre judío) y se apellidaba "Bejarano", además es de todos conocido la famosa judería de Palma, la más importante de la provincia tras la de Córdoba.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy interesante es lo que comentas, Braulio. Dos rastros de nuestros antepasados comunes judíos a los que nunca debemos olvidar. Espero que este artículo de Antonio Avilés pueda haberte descubierto algo sobre el posible origen del apellido de tu abuelo.
      Un saludo

      Eliminar
  47. Mi apellido es Bejar por parte de mi madre, vivo en Chihuahua,México y se que un una provincia por así llamarla de aquí de chihuahua llamada Aldama, viven una gran cantidad de personas con el apellido Bejar y otros como tarín y Gallegos, de hecho mi bisabuelo es de Aldama, siempre hemos tenido la duda de ¿de donde es nuestro apellido?, y por lo que he leído si es de origen Español, que bien que se hallan juntado muchos en Béjar, me gustaría mucho ir algún día para allá,mi nombre es Jason Jesús Torres Bejar, espero un día conocer a mas personas que compartan este apellido, Saludos!!!

    PD: escribí como anónimo solo porque no tengo cuenta de google, :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Béjar es una localidad situada al sur de la provincia de Salamanca en España. Su origen parece situarse en el siglo XI, cuando parte del los territorios castellanos están siendo reconquistados por las tropas cristianas a los musulmanes. Durante la Edad Moderna y la Contemporánea se la conocio por su gran desarrollo de su industria textil lanera. De hecho aún se conservan varias fábricas en fuincionamiento. Durante siglos formó parte del dominio de los duques de Béjar, de la Casa de Zúñiga, Grandes de España, uno de cuyos miembros, Baltasar de Zúñiga, fue virrey de Nueva España y creador de la colonia de San Antonio de Bexar, posteriormente San Antonio de Texas. Para ponerte en contacto con personas de tu mismo apellido te recomiendo que visites la página del Museo Judío "David Melul", donde existe un enlace indicado para ello. Espero que un día puedas venir a visitar Béjar, una ciudad de 15.000 habitantes en España.
      Un saludo

      Eliminar
  48. Quiero compartir con ustedes el origen hebreo del apellido Bejarano, que se encuentra en la Torah: Bet Harán- Números XXXII.36

    Desciende de la tribu de Gad, que recibió como herencia el territorio al este del Jordán que perteneció a los reinos de Og, rey de Basán y Sehón, rey de los amorreos.
    Fundó entre otras, la ciudad de Bet Harán, que posteriormente fue conocida como Livias o Julias y se encontraba en el área general del actual Tall el-Hammam, Jordania.
    Los Beth-Harán participaron en la defensa de Jerusalén cuando destruyeron por segunda vez el Templo.


    Necesito que me digan a que dirección de correo les puedo enviar la foto de un anillo sello que siempre ha pertenecido a mi familia que profesaba en secreto sus creencias y ese anillo les recordaba su Fe y su origen hebreo.

    Mi tatarabuelo (¿?) se lo entregó a mi bisabuelo Rafael Bejarano Cardona y él a mi abuelo Vicente Bejarano Tinoco (05 abril 1900 - 06 diciembre 1960) quien poco antes de morir se lo entregó a mi hermano Virgilio Ramírez Bejarano (12 agosto 1948- 04 febrero 2011) y le dijo: “escóndelo y cuídalo, porque con él vas a llevar a la familia a conocer su origen”. A su vez, mi hermano antes de morir se lo mando a mi hijo Luis Antonio para que él lo custodie.

    Por fuera tiene un punto arriba (casa o linaje en hebreo), medias lunas (asociadas con Harán, ya que el padre de Abraham se llamaba Tarej que significa dios lunar), estrellas de cinco puntas (la estrella del Rey Salomón) que son de tres diferentes tamaños (triunidad esencial) y por dentro tiene grabado en hebreo: B'SRAT HA-SHEM (Con la ayuda del Eterno).

    Les envío también el enlace de unos videos que subí a You Tube
    http://www.youtube.com/watch?v=ZOahBZOnD4U PRO Paz Mundial, Parte 1 de 4: El Dios de Abraham y el Amor a Dios
    http://www.youtube.com/watch?v=M1j3VzseZqY PRO Paz Mundial, Parte 2 de 4: El Amor al Prójimo
    http://www.youtube.com/watch?v=mrBhaXyMq_g PRO Paz Mundial, Parte 3 de 4: El Pacto de Abraham con Dios
    http://www.youtube.com/watch?v=yjxxSBhP5yg PRO Paz Mundial, Parte 4 de 4: A Quienes Cumplen el Pacto con Dios

    Rosalinda Ramírez Bejarano, Torreón, Coahuila, México, 27 de enero de 2013

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos desde Béjar Rosalía. La historia del anillo es fantástica. Si quieres contactar con el Museo Judío de Béjar puedes hacerlo a través del correo corpedume @ gmail.com

      Eliminar
  49. Hola: Mi nombre es Andrea Rodríguez Bejarano. Vivo en Colombia, junto con todos los bejarano de mi familia (son bastantes).
    Siempre me he preguntado somo llegaron a mi país. Alguien me puede ayudar con éste dato.
    Veo que existe mucha documentación de España, pero Colombiana no veo nada.

    ResponderEliminar
  50. Me encantó este post por su tema tan pleno de misterio y ocultamientos.
    ¡Qué tranquilizador es saber nuestro origen!

    Los latinoamericanos nos desvivimos por saber de nuestros antepasados, pero se complica por la mezcla de antepasados de diversos orígenes. Mi caso es uno de ellos.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  51. Mi apellido tendrá conección con ustedes y/o con la ciudad de Béjar? Sería muy grato saber sobre mis raíces.

    Gracias y un abrazo desde Santiago de Chile.

    Mario Béjares

    ResponderEliminar
  52. Quisiera saber si mis antepasados tienen relación con Bejar o con otros apellidos.
    Si me pueden ayudar estaré muy agradecido.

    Saludos desde Santiago de Chile.

    Mario Béjares.

    ResponderEliminar
  53. Yo Soy Bejar y soy de Peru que bueno saber de mis raices la verdad siempre quize saber de donde es mi apellido pero en realidad vi que era arabe

    ResponderEliminar
  54. soy de Argentina mi apellido es behar por parte de padre y Sevilla por parte de mi madre .Me hubiera gustado estar en ese encuentro, busque mucho el origen de mis apellidos ambos son sefardíes ,mis padres hablaban judeo español y vinieron de Estambul a este país. Yo aun espero noticias el estudio de mi apellido como pidieron las autoridades de España para obtener mi ciudadanía española perdida por mis ancestros ,no es para ir a vivier allí , sino por justicia y paz para mis antecesores.Aca hay trabas los consulados españoles no saben nada, no hay nada claro es puro cuento esto? Necesito aclaren que documentos presentar y que sea en nuestros consulados .-no mandar documentación a España que se pueden perder.- La semana que viene festejamos los 100 años de mi kehila , tendre que esperar 100 años más para obtenerla ,cuando no esté en este mundo? hasta otra encantada leer sobre uds. ya que veo que mi apellido paterno corresponde a la pcia. de salamanca.,en castilla y Leon.- mas españoles, imposible!

    ResponderEliminar
  55. hola a todos, realmente me emociona mucho enriquecerme acerca de mis origenes, soy de ARGENTINA, mi padre es Enrique Bejarano, y mi abuelo Sebastian Bejarano todos nacidos en Argentina!. saludos!

    ResponderEliminar
  56. hola a todos !! realmente me emociona saber de mis origenes! soy de Argentina! mi padre Enrique bejarano y mi abuelo Sebastian Bejarano, tambien Argentinos, provincia de Jujuy!. saludos!!

    ResponderEliminar
  57. hola mi nombre es monica bejarano y soy de rota en cadiz. siempre escuxe q mis antepasados venían de bejar y me a gustado toda la información q ay aki. un saludo.

    ResponderEliminar
  58. SALUDOS DESDE EL ESTADO DE VERACRUZ EN MÉXICO DONDE SOMOS MUCHOS BEJARANO Y BEJAR

    ResponderEliminar
  59. Saludos desde Argentina , Tucumán, mi apellido es Bejar por parte de mi padre, y gracias por su exhaustivo informe , hay Bejas y Bejar judíos como cristianos y algún árabe , según lo relatado nuestros ancestros emigraron desde Béjar, al llegar algunos perdieron la tilde, otros la r y la cambiaron por s, me encantaría participar de otro encuentro de los Bejar , ya que contacte a varios que están por todas partes (filipinas), es bello el teatro que poseeis hermoso podre cantar allí, cuanto me gustaría tener material musical, ya que soy cantante lírica, muchas gracias .
    Cordial saludo
    Lic. Analia Bejar

    ResponderEliminar
  60. Buenos días muchas gracias por su infrome soy Argentina de Tucumán y me apellido Bejar , por parte de padre, por acá tengo primos que son judíos , otros católicos algunos con s al final y la mayoría sin la tilde que se perdió por el camino.
    por el relato familiar sabia de nuestro orígenes en Béjar , así mismo me encantaria participar de otro encuentro ya que por Facebook contacte a Bejars , por todo el mundo, así mismo su teatro es bellisimo me encantaría conseguir material musical ya que soy cantante lírica profesional y sería una gran homenaje a mis ancestros, excelente su blog.
    Cordial saludo
    Lic. Analia Bejar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola soy carlos de venezuela, y soy Bejas quisiera saber si Bejar tiene que ver con mi apellido. Por como dices que tienes familia que son Bejas me imagino que si tiene que ver, aca mi correo carloso.peroso@gmail.com espero y me ayudes por favor Amiga

      Eliminar
  61. Hola a todos, yo soy Bejarano de segundo.....por parte de mi abuelo que era Buzon Bejarano.....me encantaria saber cuales son mis raizes....soy de sevilla.

    ResponderEliminar
  62. Hola, soy uno de los Bejarano en Perú. Algunos hemos conformado un grupo en facebook, LOS BEJARANOS.
    Estamos colectando información sobre nuestros orígenes, los aportes de ustedes son valiosos. Si alguno de ustedes viene a Perú, por favor, ponerse en contacto. Saludos para todos.

    ResponderEliminar
  63. hola soy de argentina y soy judío, mi mama es apellido BEHAR y cuenta mi historia familiar q mis antepasados escaparon de España hacia turquia q de ahí vino mi abuelo hacia argentina lo q siginifica q soy de descendiente español quisiera saber si esto basta para poder obtener dicha nacionalidad?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. http://www.exteriores.gob.es/Consulados/MONTEVIDEO/es/Consulado/Paginas/Articulos/sefardies.aspx

      Eliminar

"No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo." Óscar Wilde.