26 de noviembre de 2017

Diego López de Zúñiga, la Biblia Políglota Complutense y la disputa con Erasmo de Rotterdam



Autor: Jorge Zúñiga Rodríguez

     Injusto es Henk Jan de Jonge, profesor de Nuevo Testamento en la Universidad de Leiden, Holanda, cuando dice que Zúñiga debe su fama casi exclusivamente a su polémica con Erasmo (Opera Omnia Desiderii Erasmi Roterodami, 1983). De hecho Diego López de Zúñiga fue un reconocido teólogo, experto en lenguas orientales, elegido por el cardenal Cisneros para encabezar el grupo de eruditos encargados de redactar la Biblia Políglota Complutense, labor a la que estuvo dedicado quince años. Enseñaba en la Universidad de Alcalá y luego lo hizo en Roma, donde fue nombrado embajador pontificio por el papa Clemente VII, y acompañó al emperador Carlos V en su visita a Italia.

      Era, además, del linaje de los duques de Béjar, y hacía ostentación del escudo ducal en la portada de sus publicaciones. Numerosos miembros de su familia eran personajes importantes de la corte imperial y funcionarios reales en Europa y América, y se pueden recoger interesantes datos de su carácter en la correspondencia del cardenal Cisneros y de otros dignatarios de la época. Su nombre de pila era Diego López en honor a su antepasado Diego López de Estúñiga, que también lo llevaba en esa condición.         
 
Exposición V Centenario de la Biblia Políglota Complutense en la Universidad Complutense de Madrid, 2014


      Respecto de la Biblia, Diego López de Zúñiga se hizo cargo personalmente de la revisión y redacción total del texto griego y parte del hebreo, trabajo que con los demás miembros del equipo había comenzado en 1502 y terminó en 1514. Hubo que esperar seis años más para publicarla, porque Erasmo de Rotterdam se adelantó en pedir permiso al papa para publicar su propia versión, hecho que empezó a incomodar a Zúñiga, que tenía carácter impaciente.

Página de una edición moderna de la Biblia Políglota Complutense. Pauleszaragoza.com

         Pero no fue este el motivo de la larga disputa que comenzó con el holandés, sino los errores que Zúñiga encontró en la versión erasmiana, que en un principio fueron sólo filológicos. La preparación superior del español en este campo le impulsó a advertir al cardenal Cisneros que debía suspenderse el permiso de Erasmo, y fue tal su insistencia, que cansado el prelado de escucharlo le contestó en una ocasión: -Si tú eres capaz, haz algo mejor… ¡Y deja ya de condenar la labor de otros!, prohibiéndole además publicar sus críticas. De ahí en adelante la disputa fue subiendo de tono, pasando de lo filológico a lo doctrinal, y se polarizaron los partidos. Los europeos defendían a Erasmo y los españoles a Zúñiga, acusando a este de soberbio, arrogante, calumniador y retórico judío los primeros, y al otro de ignorante, egoísta, auris batava (suizo estúpido) y luterano los segundos.

Annotationes contra Erasmo, 1520. Biblioteca.ucm.es
El escudo de Zúñiga no es ducal, pues le falta la corona

     A la muerte del cardenal Cisneros, Zúñiga publicó sus Annotationes contra Erasmo con el escudo ducal de Béjar en la portada, y en Roma continuó el ataque publicando el libelo Blasphemiae et Impietates (Blasfemias e Impiedades de Erasmo de Rotterdam). Reconociendo en parte sus errores y las habilidades de su adversario, Erasmo había escrito: En España florece el estudio de las lenguas y de las buenas letras, y del ingenio de Zúñiga se espera mucho con tal que haga en adelante mejor uso de él. La batalla terminó con la muerte de Diego López de Zúñiga en Nápoles en 1531, sin haberse reconciliado nunca con Erasmo de Rotterdam, que murió cinco años después. La Biblia Políglota Complutense  del cardenal Cisneros se había publicado en España en 1520.

Papa León X, emplazado por Diego López de Zúñiga. R. Sanzio. Imagen de dominio público

     El prestigio de Zúñiga en Roma era tanto, que se permitía aconsejar al papa León X sobre el trato a los protestantes y lo emplazó a declarar luterano a Erasmo. Como también era historiador, escribió un Itinerarium ab Hispania usque ad Urbem Romanam, que se encuentra en la Hispaniae Bibliotheca de  Frankfurt, Alemania, y en algunas bibliotecas italianas.

Bibliografía:
-El protestantismo de la Edad Moderna en Alcalá de Henares. Tovar Foncillas, Claudia. 2014
-Erasmo de Rotterdam y Diego López de Zúñiga: Una polémica áspera y prolongada. Chaparro Gómez, César. 2014 
-Un antierasmista español. Rodríguez Peregrina, Elena. 1989
-Four unpublished letters on Erasmus from Iacobus Lopidis Stunicae to pope Leo X. De Jonge, Henk Jan. 1987   
- Annotationes Iacobi Lopidis Stunicae contra Erasmus Roterodamum. Guillén de Brocar, Arnaldo. 1520

14 comentarios:

  1. Poder debatir con Erasmo, todo un lujo al alcance de muy pocos. Posteriormente, los erasmistas siempre tuvieron que cargar con las sospechas de ser reformistas luteranos o herejes. Era el peaje que debían pagar por alejarse un poco de la ortodoxia.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. En mi lista de Diegos no aparece este.
    Diego López de Stúñiga. Conde de Marañón. Peleó en las Navas de Tolosa. +1229
    Diego López de Stúñiga, Señor de Alesanco, del Valle de las Cuevas. 1290
    Diego López de Estúñiga. Alférez Mayor del Rey don Sancho Abarca. +1343
    Diego López de Zúñiga y Orozco (1358 - 1417). Señor de Béjar en 1.396, por Enrique III
    Diego López de Zúñiga y Leyva. Estableció Mayorazgo sobre la villa de Baides. 1428
    Diego López de Zúñiga (1.457-1.481) Primer Conde de Miranda del Castañar
    Diego López de Zúñiga. Puso en prisión a D. Álvaro de Luna, en Burgos. 1460
    Diego López de Zúñiga Manrique. Esposo de Juana de la Cerda, señora de Villora. 1470
    Diego López de Zúñiga. Primer marqués de Baydes. 1490
    Francisco III Diego López de Zúñiga Sotomayor y Mendoza. 1560. 5º duque de Béjar
    Alonso Diego López de Zúñiga y Sotomayor. 1.601. 6º duque de Béjar
    Francisco Diego López de Zúñiga Sotomayor y Guzmán, 7º duque de Béjar. 1600
    Alonso Diego López de Zúñiga Sotomayor, 8º duque de Béjar. 1615
    Manuel Diego López de Zúñiga Sotomayor Mendoza y Guzmán 1640, 10º duque de Béjar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco yo he encontrado, así mirando por encima, este Diego López de Zúñiga teólogo en mis árboles genealógicos de la Casa. Nuevo tema para Jorge.
      Un beso

      Eliminar
    2. Lo encontré por casualidad siguiéndole la pista a Cisneros. En deuda respuesta a Jerónimo, estoy muy flojo. JZR.

      Eliminar
  3. Hay que ser un eminente teólogo para enfrentarse a Erasmo de Rotterdam. Un buen artículo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Todo lo que hubiese aprendido solo con asistir a este debate...

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Sin duda fue un hombre influyente y buen traductor de textos bíblicos.
    Me imagino que alguna escapada vas hacer para ver la exposición del Cardenal Cisneros.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Sin entrar en el fondo de la cuestión (no podría por carecer del conocimiento suficiente) sí he de dejar constancia de que me gusta y mucho la respuesta del Cardenal Cisneros ante la insistencia de don Diego. Me parece una sabia respuesta, insisto, sin entrar en si era o no procedente en este caso concreto.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cisneros tenía buenas respuestas. Cuando la nobleza levantisca le preguntó con qué poderes actuaba, contestó mostrando los cañones: -Estos son mis poderes. JZR.

      Eliminar
  7. Se enzarzaron bien. Pero al menos con más estilo del que es usual ahora. Lo de "auris batava" suena mucho mejor que "suizo estúpido". Deberíamos volver a insultarnos en latín.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  8. Errata: No es el escudo de los duques de Béjar (le falta la corona ducal) sino el de la Casa de Zúñiga. JZR.

    ResponderEliminar
  9. Desde luego tenia que ser un debate interesante ya que al parecer ninguno dio su brazo a torcer.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Que interesante tuvo que ser la vida de estos dos personajes aunque fueran contrapuestos. Me quedo admirada de la historia de Béjar Carmen.

    Besos.

    ResponderEliminar

"No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo." Óscar Wilde.